Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics recibieron a los Detroit Pistons sin Kyrie Irving ni Terry Rozier, ni Aron Baynes en la segunda noche de un a priori complicado back-to-back que terminó de la mejor forma con dos victorias, esta vez en victoria tranquila por 118-110 contra los Pistons y un freno a todo lo negativo de cara a la parte final de la temporada luego del parate del All Star Weekend.

En la primera mitad, los Celtics movieron bien la pelota y tuvieron buenos pasajes en ambos costados de la cancha, pero un infrenable Blake Griffin hizo imposible materializar eso en el marcador y al descanso la ventaja era apenas de 5. Marcus Smart seguía con su mala racha de triples pero entre Semi Ojeleye y el buen Jaylen Brown sumaron para darle un poco de los puntos que Boston tenía vestidos de civiles en su banca.

Con el magnífico Al Horford y un Gordon Hayward que da señales de vida, los Celtics pudieron sacar una ventaja tremenda en la segunda parte. Marcus Smart por fin calentó la mano y en el tercer cuarto se llenó de triples con 4 consecutivos luego de una prolongada racha negativa. Brad Wanamaker tuvo otro gran aporte junto al alemán Theis y desde ahí, en conjunto, Boston se hizo indetenible para los Pistons en la. victoria final de  .

El partido terminó con Al Horford como la figura de los Celtics con 17 puntos, 8 asistencias y 14 rebotes. Junto a él, Jayson Tatum anotó 19 puntos y Jaylen Brown 17 para sumar a la causa bostoniana. Ahora, los Celtics salen a su descanso de ASW y esperan afrontar la segunda mitad de la temporada con una energía renovada de cara a lo que será el momento de la verdad a medida que se acerque el temido mes de abril.

 

 

Foto: Celtics.com