Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

 

Los Boston Celtics visitaban a los Atlanta Hawks para intentar continuar su buena racha de victorias (14 hasta el momento) frente a un rival que suele complicarle los partidos. A pesar de que el presente de ambos es muy diferente, los planteos del coach de los locales, Mike Budenholzer, siempre representaron una dificultad para los visitantes.

 

El juego comenzaba con los locales acertando desde prácticamente cualquier sector. Triples difíciles con marca encima, y varias penetraciones. Los Celtics mientras tanto, continuaban con sus problemas a la ofensiva, mostrando poco juego en conjunto. Una racha de 11-0 le permitió a los Hawks tomar ventaja rápida. El ataque de los visitantes era casi nulo, teniendo que trabajar mucho para conseguir alguna canasta. El cuarto finalizaría con un contundente 35-20 a favor de los de Georgia.

La respuesta de la banca de Boston fue inmediata. Abriría el segundo cuarto con una racha de 11-2 apoyados en una defensa, mucho más concentrada. La variante de usar tres bases le dio réditos a Brad Stevens. Aunque este impacto táctico, poco a poco lo fue asimilando el equipo local, que continuaba con su buen movimiento de balón. Cerca del final del segundo periodo, los aciertos desde el triple, y la buena defensa por parte de los Celtics (apenas 15 puntos permitidos) dejaban vivo el partido, arrojando un parcial de 50-44 a favor de los Hawks.

 

Para abrir el tercer cuarto, los visitantes intentaban mover mas el balón, algo que venía siendo su talón de Aquiles en este inicio de campaña. Durante los primeros minutos, buenas anotaciones de Horford y Brown reducían la ventaja, y se pudo ver una jugada colectiva magnifica.

 

 

Jaylen Brown continuaba con su buena performance, anotando triples desde la esquina. El movimiento de balón era claramente mejor en esta segunda mitad para los Celtics. El novato John Collins dándole una chispa a los locales, con buenas acciones bajo el tablero en ambos lados de la cancha. Pero sin dudas, el que piso fuerte fue Jayson Tatum. Con 14 puntos solo en este periodo masacro a una defensa que nunca supo cómo detenerlo. Con acciones como esta, dejo a más de uno boquiabierto.

 

 

 

El último cuarto arrojaba una ventaja de 80-77 para los Celtics, que los Hawks se encargaron de disipar en los primeros minutos. Esta vez, la banca de los visitantes no fue tan efectiva y Brad Stevens necesito utilizar a sus titulares para sacar el partido adelante. Poco a poco el entrenador fue ingresando a sus mejores jugadores y para cuando Atlanta intentó reacciones, ya esta demasiado tarde.  Kyrie Irving (al igual que en el anterior partido en Atlanta) tomaría las riendas del juego, y sentenciaría a los locales. Los de Massachusetts ganarían el parcial y se llevarían el partido 110 por 99.

 

Los jugadores más destacados fueron Kyrie Irving (30 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias y 5/6 de triples) muy bien escoltado por Jaylen Brown (27 puntos, máxima de su carrera)

En el equipo visitante, Dennis Schroder con 23 puntos y 9 asistencias fue quien mas destacaría.

 

De esta manera, la racha de los Celtics se extendería a 15 victorias y continuaran su viaje hacia la ciudad de Dallas, donde enfrentaran el día Lunes a los Mavericks.

 

Fuente: Foto Twitter @celtics

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!