Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics liquidaron la serie contra los Philadelphia 76ers, ganando el quinto partido en casa por 114-112 con una actuación fenomenal de Jayson Tatum y Jaylen Brown que se combinaron para 49 puntos en la victoria que los clasifica a las Finales de Conferencia en las que se medirán al siempre odiable LeBron James y su combo.

La primera mitad fue muy pareja desde el inicio, en el que Jaylen Brown logró marcar diferencia entrando como titular en vez de Marcus Smart para atacar una y otra vez a TJ McConnell. El #7 y el #0 se combinaron para 12 de los 25 puntos que Boston anotó en el primer parcial, con una buena contención de Simmons y Embiid pero sin poder frenar el poderío de Dario Saric y el mismo TJ, que con rebotes ofensivos y pura intensidad lograron complicar el planteo de Brad Stevens en casa.

Luego de eso, los Sixers lograron tomar una breve ventaja pero Boston se mantuvo en juego y fue un partido con muchos cambios de liderato en el marcador. Con los 14 puntos de Tatum, que volvió a hacerse cargo de la ofensiva de los verdes, pudieron tomar ventaja de 61-52 al descanso luego de una racha de 13-4 para terminar el segundo parcial.

Sin embargo, tras una primera mitad muy tibia de Joel Embiid, el pivot de los visitantes se activó para el tercer cuarto a base de entender donde puede ser peligroso: en el poste bajo. Tras fracasar intentando desde afuera y con tiros de media distancia, el camerunés explotó su fortaleza física y desde él, los Sixers volvieron al partido con un parcial tremendo en el que lograron acercarse a un punto de cara a los últimos doce minutos del partido.

El cierre del encuentro fue una locura, con ambos equipos cometiendo bastantes errores por la presión del momento. Faltando dos minutos por jugar, los Sixers tenían ventaja de cuatro pero entonces, la defensa de Boston reapareció en su máximo esplendor, y con ayuda de Jayson Tatum anotando los puntos decisivos para tomar ventaja en el marcador, tomaron control del juego. Luego de un triple de Redick y un libre fallado de Smart, el mismo base texano recuperó la pelota y con ella, selló la serie por 4-1 a favor de los Boston Celtics con victoria de 114-112.

Como si fuera poco con la clasificación, los Celtics tienen miles de motivos para estar felices, con los 25 puntos de Jayson Tatum y los 24 de Jaylen Brown, que confirman cada día que el futuro ya llegó a la BeanTown y están listos para medirse a los Clevland Cavaliers de LeBron James desde el domingo en su segunda final de conferencia consecutiva, en esta ocasión sin contar con sus dos mejores jugadores que se encuentran lesionados. Boston, siempre siendo Boston.

 

 

Foto: Celtics.com