Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics visitaron a los New York Knicks en un marco lleno de rumores con respecto al futuro de un Kyrie Irving que, siendo sinceros, poco hace para disiparlos en una semana que enloqueció a todo el mundo NBA. Sin embargo, el mismo Kyrie fue figura para Boston en una victoria abultada por 113-99 contra unos escuálidos Knicks decididos a pelear el primer pick del NBA Draft 2019.

Dominando el partido en todos los aspectos, los Orgullosos Verdes explotaron la pintura con 54 de sus 113 puntos en la zona de los Knicks y un excelso porcentaje de campo. Kyre Irving, que empezó el partido de forma renqueante y las sensaciones que transmitía en la pista eran de tener la cabeza en mil sitios menos en ella, remontó su actuación individual con una gran segunda parte y  acabó la noche siendo una vez más la voz cantante de los Boston Celtics con 23 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias.

La nota curiosa de la velada fueron los curiosos cánticos con los que el Garden malo alabó una y otra vez la actuación del base mientras le pedían a gritos que, por favor, el próximo verano se mudase a la Gran Manzana.

La ventaja, que llegó a ser de 21, fue un bálsamo de tranquilidad para los Celtics que necesitaban sacarse de encima este partido que sobre el papel era tranquilo pero bien que se han dejado complicar en partidos similares a lo largo de la campaña. Con el marcador final de 113-99, Boston sumó una nueva victoria y asalta el cuarto lugar de la conferencia que hasta el momento tenían los convalecientes Indiana Pacers.

 

Foto: Celtics.com