Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics sufrieron una mala noche contra los Phoenix Suns y, a pesar de tener una oportunidad de volver a remontar el partido como aquella noche en el desierto de Arizona, no lo lograron y terminaron quedándose cortos en su esfuerzo por ganar el partido luego de un tremendo tapón de Josh Jackson y sendos fallos en los tiros decisivos para la derrota por 111-103.

En el segundo y tercer cuarto, los Suns sacaron 15 puntos de ventaja, llegaron a sacar 13 a los locales en uno de esos partidos que los Celtics no quieren hacer nada bien. Con la prolongada ausencia de Horford, el rendimiento sigue sin ser el mejor y a pesar de los buenos minutos de Robert Williams III, los Suns aprovecharon para alargar su ventaja con los 25 puntos de Devin Booker y el animal doble-doble del novato Deandre Ayton, con 23 puntos y 18 rebotes, matando a Boston con más de 40 puntos desde la pintura.

Para los Celtics, Irving mostró un nivel superlativo con 29 puntos, 10 asistencias, 5 rebotes y 4 robos, pero el esfuerzo de Boston no fue suficiente para remontar la desventaja, que llegaron a reducir a cinco puntos, en un partido que en el papel, debería haber sido una noche tranquila y termino en una inesperada derrota. El viernes, reciben en el Garden al griego y sus Milwaukee Bucks en una dura prueba contra rival directo del este.

 

Foto: Celtics.com