Los Boston Celtics aseguraron su lugar en la postemporada cuando derrotaron a los Indiana Pacers en condición de visitante por 114-111 en otro partido confuso en el que la ventaja de 19 puntos terminó de la nada y dio la chance a los locales de tomar ventaja en el marcador. Una buena noticia: Brad Stevens pidió tiempo muerto.

Los Boston Celtics iniciaron el partido con Kemba Walker, Marcus Smart, Gordon Hayward, Jayson Tatum y Daniel Theis mientras que los locales salieron a la cancha con Aaron Holiday, Victor Oladipo, T.J. Warren, Domantas Sabonis y el bueno de Myles Turner.


Boston inició con el pie derecho, guiados por Gordon Hayward y sus trece puntos en el primer cuarto con un clásico alto porcentaje de campo. Como si fuera poco, en el segundo parcial, Jayson Tatum explotó para terminar la primera mitad con 20 puntos, cargándose a los Celtics que dejaron de pasar la bola pero dependieron a cabalidad de su número 0.


Sin embargo, Victor Oladipo empezó a meter sus triples y con un 3 de 3 al descanso, mantenía todo en la línea con el marcador 59-50 con 24 minutos por jugar.

¿Cómo perder una ventaja de más de 15, otra vez?

Aunque la victoria y asegurar la postemporada es, obviamente, una buena noticia. Los Celtics siguen teniendo serios problemas para cerrar los partidos. La ventaja sobre Indiana llegó a ser de 19 puntos, y de la nada todos dejaron de ejecutar, la pelota se detuvo y los Pacers se fueron metiendo de a poco en el partido.

Bien pudo haber ganado el partido el equipo local, pero finalmente Boston logró escaparse con la victoria 114-111 con buenas ejecuciones de tiros libres y Btevens pidiendo tiempo muerto para reponer la pelota, como tuvo que haber hecho tantas veces esta temporada.


Jayson Tatum fue la figura de los Celtics con 30 puntos y 6 rebotes, acompañado de Gordon Hayward que anotó 27 con 10 rebotes y 5 asistencias. Kemba Walker, por su parte, sigue bastante regular, anotó 11 puntos con un pobre 2 de 12 en tiros de campo y 2 de 8 en tiros de tres puntos.


 

Foto:Celtics.com