Con unos Celtics largamente plagados por los protocolos de seguridad de la NBA que obligaron la ausencia de Tristan Thompson, Grant Williams y Robert Williams III (presunto positivo para COVID 19), lograron sobreponerse a una pintura desnutrida y derrotar de manera sólida por 116-107 sobre los Washington Wizards de Bradley Beal.

En la tarde también se confirmó que Kemba Walker fue puesto en lista de disponible para entrenar y se empieza a preparar para su regreso a las canchas para los Boston Celtics.

Tacko Time en el Garden

El pivot tan querido por los aficionados verdes tuvo casi veinte minutos en cancha con un gran rendimiento para lo esperado, con 4 puntos, 8 rebotes y 3 tapones -incluyendo un gorro poético a Russell Westbrook- que dieron alivio a la ausencia de los internos de los Celtics.


Jayson Tatum anotó 32 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias en una noche errática en lanzamientos al aro del 0 mientras que Jaylen Brown aportó otros 27 tantos, 13 tableros y 5 asistencias en otra jornada prolífica para el duo de los jóvenes aleros de Boston.


La ventaja máxima que fue de 28 estuvo a punto de evaporarse en el último cuarto, cuando unos envalentonados Wizards se volvieron a poner en juego aprovechando el descuido de los Celtics con la pelota y en los tableros. Bradley Beal anotó 41 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias.

Finalmente, los Celtics pudieron sobreponerse en el cierre con el reingreso de Brown y Tatum para acabar ganando el juego por 116-107 y pasan la página para medirse este domingo con los Miami Heat en el segundo partido en menos de una semana, pero en esta ocasión el duelo será en el TD Garden.

 

 

Foto: Celtics.com