Los Boston Celtics fueron una sombra de equipo en la noche del lunes y fueron superados ampliamente por unos Nets plagados de lesiones que, incluso, dieron el lujo a sus aficionados de burlarse de los Celtics al canto de “Kyrie is leaving” en el tercer cuarto del encuentro que terminó por 109-102.

Desde el inicio del partido, en el que Stevens no contó con Kyrie Irving ni Marcus Smart, se vio que los Celtics no estaban enfocados del todo como el pasado encuentro con los Magic, sin embargo, el papelón vino en el tercer cuarto, cuando encajaron 44 puntos de Brooklyn que tenía al encendido D’Angelo Russell.

Recibieron puntos de todas partes y con poca intensidad en ambos costados de la cancha que dejaba el partido con desventaja de más de 20 puntos en un bochornoso rendimiento en el que, además, Stevens se volvió a guardar los tiempos y dejó la ventaja escaparse muy lejos. En el último cuarto, con Guerschon Yabusele y Brad Wanamaker en cancha, los Celtics maquillaron el resultado con un (único) rescatable Jayson Tatum liderando a Boston con 34 puntos.

Luego del partido, más declaraciones sobre el liderazgo por parte de Jaylen Brown y el mismo Kyrie Irving, pero nada más preocupante que la falta de carácter del equipo que ahora tendrá que medirse con los Toronto Raptors tan pronto como la noche del miércoles 16 de enero.

 

 

Foto: Celtics.com