Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Celtics volvieron a medirse con los Washington Wizards luego de aquel lejano encuentro de navidad, esta vez en la capital de los Estados Unidos y con una cara nueva en el roster de los dirigidos por Brad Stevens. El partido fue un thriller de aquellos en el que las chispas volvieron a saltar entre ambos equipos pero que la visita se llevó a su favor luego de una prórroga perfecta para los verdes y una nueva valiosa victoria para los Celtics.

El inicio del partido fue bastante parejo, con ambos equipos en un ritmo bastante similar y los Celtics recibiendo un empujón tremendo de Terry Rozier entrando desde la banca para mantener en ruedo la ofensiva de unos Celtics que recibieron un nuevo aire desde el poste bajo con el talentoso Greg Monroe, en un encuentro que tuvo paridad en el marcador a lo largo de toda la noche.

La segunda parte fue buena para Boston, que se hizo dueño del partido y tomó ventaja de dobles dígitos en el último cuarto, pero se durmieron con la ventaja y de a pocos, los Wizards volvieron al partido y remontaron el déficit. Con menos de dos minutos por jugar, Washington estaba arriba en el marcador y por un favor gigante de Markieff Morris a Kyrie Irving con una falta de triple, el juego se fue a la prorroga luego de quedar empatados en 98.

En la prorroga, las pelotas fueron obviamente a Kyrie Irving, que no decepcionó y además recibió la ayuda del fenomenal Jaylen Brown con una canasta vital, para secar por completo a los Wizards y quedarse con el partido por el propio Irving, que terminó con 28 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes en un cierre de partido letal, acabando con la defensa de los Wizards, junto a él, Jaylen Brown sumó 18 puntos con 4 rebotes y 3 asistencias en la victoria por 110-104.

 

Foto: Celtics.com