Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Una temporada de NBA tiene 82 partidos y muchos de ellos van a pasar casi desapercibidos cuando termine la fase regular y pasen a lo que para algunos parece ser lo único que importa, los playoffs. Sin embargo, el encuentro del 11 de febrero contra los Cavaliers no era uno de esos encuentros, ya que estaba marcado en el calendario de todos los aficionados de los Boston Celtics por ser el día en el que el número del eterno #34, Paul Pierce, iba a subir al techo del TD Garden.

Para mala fortuna de los hinchas presentes en el Garden y que lo veían por televisión desde cualquier parte del mundo, los Celtics dieron pena a lo largo de tres cuartos y no le supieron rendir algo de respeto a Paul Pierce. En una atmósfera hermosa que hacía lucir la cancha como un partido de postemporada, los Celtics salieron jugando bien, metidos en ataque con un Irving intratable y concentrados en defensa, pero al cabo de los primeros doce minutos, todo se desvaneció.

Como siempre, la pelota dejo de moverse, la defensa se comía todas las pantallas y los Cavs tenían una facilidad asombrosa para encontrar la pelota entrando en el aro rival. Con el ingreso de LeBron James, los Cavaliers se potenciaron y empezaron a sacar una luz de dos dígitos que Boston no iba a estar ni cerca de reducir. Kyrie inexistente, Brown y Tatum desaparecidos, Horford no fue factor y apenas destaca la interminable energía de Terry Rozier que nunca dejo de correr en un partido deprimente.

Las cosas empeoran si piensas que, efectivamente, era la primera vez que los Cavs contaban con sus nuevos jugadores luego del traspaso masivo que cambió media plantilla en Ohio. Entre los cuatro, sumaron 39 puntos y desde la banca fueron muy superiores a los Celtics, en una derrota humillante por 121-99 que deja mucho que pensar y replantearse de cara al futuro en cuanto al funcionamiento del equipo que se sigue desmoronando poco a poco. Por supuesto, los videos de la crónica si le rinden el tributo a Pierce que los jugadores no hicieron.

 

Foto: Twitter @Celtics