Boston sacó un partido muy complicado de la manga cuando visitó la Florida para medirse con los Orlando Magic del sorprendente Markelle Fultz. Luego de un inicio complicado y con las ausencias de Jayson Tatum, Jaylen Brown y Enes Kanter, los de Brad Stevens lograron sobreponerse con 109-98 con la tercer victoria consecutiva por 109-98.


El partido inició muy complicado para los Celtics, con más de seis minutos sin anotar en el primer cuarto que le permitieron a los Magic tener ventaja de seis puntos en el parcial ante tantas ausencias y una rotación muy corta que lo dejaban malparado para arrancar el partido mientras que los locales empezaban a manejar el juego desde el ataque al eje central.


Las cosas fueron empeorando en el inicio del segundo cuarto, cuando Orlando llegó a tener ventaja de 16 y obligó a Stevens a sacar soluciones desde la banca. En este caso, además del click ofensivo, los Celtics encontraron en Grant Williams el estandarte defensivo que acompañó a un sobrenatural Kemba Walker para volver a meterse en partido antes de que fuera demasiado tarde.


Con intensidad y defensa dura, los Celtics lograron apretar a Orlando con un buen trabajo de Grant Williams y Gordon Hayward, manteniendo a flote el trabajo mientras Kemba descansaba cerrando el tercer cuarto. El último cuarto fue casi un trámite para Boston, que ganó 109-98 de visitante y sigue el camino victorioso en una semana renovadora para los de Massachusetts.

Walker terminó el partido con 37 puntos, 6 asistencias y 4 robos mientras que Gordon Hayward anotó 22 con 14 tableros y 5 asistencias.

El domingo, los Celtics visitarán a los New Orleans Pelicans del revolucionario Zion Williamson a las 6:00 pm hora del Este norteamericano.

 

Foto: Celtics.com