Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

En la segunda noche del back-to-back, los Boston Celtics viajaron a Indianapolis para medirse con los Indiana Pacers que venían en racha de victorias. Brad Stevens no contó con Jaylen Brown ni con Marcus Morris, de manera que dispuso de Kyrie Irving, Marcus Smart, Jayson Tatum, Al Horford y Daniel Theis en el quinteto inicial, enfrentándose a Darren Collison, Lance Stephenson, Bojan Bogdanovic, Thaddeus Young y Myles Turner.

El primer cuarto no fue el mejor en el rendimiento defensivo de los Celtics, que permitieron a los Pacers 32 puntos con un inspirado Lance Stephenson que se convirtió pronto en el eje del ataque para los locales, construyendo ofensiva para sus compañeros y anotando tiros que usualmente no anotaría. Para Boston, las cosas en ataque no andaban mal pero no habían piezas de reparto que aportaran a lo que estaban haciendo Smart, Irving y Horford para irse abajo por cinco al cierre del cuarto.

Los siguientes doce minutos fueron fatídicos para los de Brad Stevens, la entrada de la banca, disminuida por las bajas que sufría el equipo, no pudo mantener el ritmo de los Pacers, que focalizaron su ataque en Domantas Sabonis, sumando 11 puntos y 4 rebotes al entretiempo mientras lideraban por 54-45. Kyrie sumó 15 puntos en la primera mitad y era el máximo anotador del encuentro, sosteniendo a los Celtics en juego a pesar del mal arranque.

Como casi toda la temporada, el tercer cuarto fue la salvación de los Celtics, que empezaron a meter todos sus tiros abiertos, a rotar la pelota y ajustar las tuercas en el costado defensivo para dominar el cuarto por 19 puntos y tomar el control del juego de cara al último parcial. Horford fue brillante en esta etapa del partido, con 19 puntos y 6 asistencias acompañando los 17 con 4 asistencias de Kyrie para poner su máxima ventaja en el marcador.

Como era de esperarse, los Celtics cerraron el partido de gran manera en el último cuarto, dominando la ventaja a placer y con un Irving infernal en los momentos clave anotando a su gusto. Terminó con 25 puntos y 6 asistencias, además de unos imparables Rozier y Smart, que se combinaron para 32 puntos y fallaron únicamente tres tiros entre los dos, para que los Celtics pudieran ganar de nuevo por 108-98, iniciar una nueva racha y llegar a las 18 victorias en 21 partidos disputados en la temporada.

 

Foto: Twitter: @Celtics

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!