Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

Han pasado 33 partidos de esta temporada y si hay una situación que ha tenido en vela a toda la comunidad verde es la cuestión de los roles. Tras el partido de Navidad, quedó patente que la realidad ofensiva no es la que se esperaba. Aquellos que tenían que tomar la batuta de anotación están siendo jugadores alternativos, como Marcus Morris, y los Boston Celtics deben redefinir lo que se pensaba en los papeles.

El período de prueba llega a su fin

Los que sigan a los Boston Celtics de manera cotidiana sabrán que Brad Stevens se toma los primeros tres meses de competencia para probar diferentes alternativas, alineaciones, y dinámicas grupales. Esa etapa está llegando a su fin, el quinteto titular se ha encontrado (Kyrie Irving, Marcus Smart, Jayson Tatum, Marcus Morris y Al Horford)  y la banca parece que no va a sufrir modificaciones salvo que Danny Ainge apriete el gatillo en febrero. Por lo tanto, hay que comenzar a consolidar sociedades, roles y pesos específicos.

Los tres máximos anotadores de los Boston Celtics esta temporada están siendo Kyrie Irving (23.3 pts), Jayson Tatum (17 pts) y Marcus Morris (15.1 pts). Los primeros dos se sabía que iban a acaparar el usage del equipo, pero el “gemelo malvado” ha asumido un rol dejado vacante por un Gordon Hayward fuera de timing y en vías de recuperación.

Los “orgullosos verdes” dependen en demasía del aporte del ex Pistons, sobre todo de su excelentes porcentajes de tres puntos (43% con 2.2 intentos) y, cuando Morris no ha jugado, el ataque sufrió una merma notoria que no pudo ser compensada.

 

 

Lo que parecía ser un cambio transitorio a medida que va pasando el tiempo se confirma como una realidad: Morris es la tercera vía de gol más segura de la plantilla  y la más efectiva (59% de tiros de campo) junto a Kyrie Irving (48.6%).

Si había alguna duda con respecto a los roles ya ha sido dilucidada, Stevens tiene que incrementar la participación del ex Kansas en jugadas de culminación, aprovechando las ventajas que generan tanto Tatum como Kyrie.

Asumiendo su nuevo lugar en los Celtics

Primero fue Hayward, después Jaylen Brown, la banca se ha reconfigurado por completo y junto con Terry Rozier parecen ser los jugadores que no encuentran su lugar en la dinámica de juego. El problema de acumularlos en el banquillo es que cuando los iniciales descansan, los niveles asertivos de los Boston Celtics se desploman como Javi un fin de semana en León.

Podríamos asegurar a esta altura que el banquillo de los de Massachusetts parece más un Gulag que la Legión V romana. El futuro inmediato del equipo depende de que estos jugadores encuentren una dinámica de juego y una identidad, que por el momento no parecen tener.

Gordon Hayward, que por pergaminos tendría que ser el amo y señor de esta unidad, no puede asumir un rol de finalizador. Sus porcentajes y su estado físico no son los mejores y la imagen del ex Utah atacando el aro da cuenta de un jugador con falta de explosividad y confianza.  Tendrá que reasumir una función más organizativa teniendo en cuenta que sus compañeros no brillan por el IQ, por lo menos dentro del campo (hello Jaylen).

Por el momento no se le puede exigir al ex Butler que cargue con la anotación de la unidad 10.6 pts  con un 46.6% en tiros se campo y un muy bajo 32% en triples. A esto, hay que agregarle que está compartiendo cancha con Terry Rozier y alternado el manejo del útil con el base.

Poner a Hayward en un rol distributivo es lo más lógico si tomamos en cuenta lo que está aportando al día de la fecha. La optimización de los jugadores y sus características tiene que ser la principal preocupación y el que estos abracen sus nuevas funciones en cuanto al contexto actual.

Tanto Jaylen Brown como Terry Rozier, deben mejorar su rendimiento ofensivo, sobre todo el primero. Para esto, darle una identidad defensiva al grupo de reservistas podría facilitarle el trabajo en el otro sector del campo.

El trío ha jugado junto 172 minutos de lo que va del campeonato y sus números defensivos son excelentes (96.5 def ratio) aunque del otro lado, la cosa no es tan positiva con tan solo (98.4 off ratio).

Aplicarse en defensa y salir lanzados en contragolpe puede llegar a ser la estrategia ideal para compaginar a estos tres jugadores. Ni bien los Celtics recuperan la pelota esta tiene que ir a Hayward para aprovechar su visión de campo y la explosividad de sus dos compañeros, tanto de Brown como de Rozier.

El ex California Berkeley y el base no se caracterizan por leer bien las ventajas en estacionado, por lo que explotar el campo abierto es una opción más que interesante para sacar ventajas a su gran despliegue físico.

Como comentaba en mi artículo pasado, Jaylen Brown fue una trituradora en este tipo de jugadas el campeonato pasado. Implicarse en defensa y correr el contragolpe tiene que ser su objetivo número uno.

 

 

Si Brown logra implicarse en el sector defensivo, esto repercutirá de manera inmediata en el otro lado. La segunda opción a su juego tiene que ser los cortes por el lado débil o línea de fondo y ahí es donde debe aprovechar la capacidad de pase de Hayward desde el poste alto.

Rozier es un microondas, sabemos que lo suyo no es la eficiencia (40% de campo y 35% triples), pero puede cambiar el curso de un partido como lo hizo en el último cuarto del encuentro vs Phily. Lograr sinergia entre estos tres jugadores es el punto culminante para que la dinámica de juego del plantel se complete.

Los Celtics tienen delante de sí la parte del calendario más ríspida y lo que haga la segunda unidad va a marcar las posibilidades que pueda tener el conjunto de Brad Stevens. Los iniciales ya están establecidos, solo queda que el banquillo encuentre la química y el estilo para poder estabilizar el juego global del equipo.

Houston, Memphis, San Antonio y Minnesota son rivales de fuste que marcarán el devenir y el futuro inmediato de la franquicia. Si los Celtics encuentran en esta gira la línea definitiva, puede que haga repensar a Danny Ainge de no apretar el gatillo en febrero.

 

Fuentes:

Basketbal Reference

Nba Stats