Han pasado doscientos sesenta y siete años desde que los Toronto Raptors se proclamasen por primera vez campeones de la NBA o al menos eso es lo que parece. En realidad solo han pasado un par de semanas pero la liga ya parece otra tras el NBA Draft 2019 de la semana pasada y el comienzo de la agencia libre de la siguiente. Tras los días más divertidos del universo balocentístico llegamos a los más caóticos, y desde el DespachoCeltics queremos arrojar un poco de luz sobre la situación.

 

La mayor agencia libre jamás vista en la NBA

Como lleva avisándonos Keith Smith desde hace unas semanas, estamos ante una auténtica locura de agencia libre en la que unos 200 jugadores, el 40 % de los que hay en la NBA, se convertirán en agentes libres en solo tres días.

Esto no es solo interesante por el gran número de estrellas que hay disponible en el mercado – Kevin Durant, Kawhi Leoanrd Kyrie Irving, Jimmy Butler, Kemba Walker, Tobias Harris, Al Horford y un largo etcétera – sino porque la concentración de dinero que se va a dar en sus contratos, dejará un gran número de oportunidades de saldo para los equipos que más atento estén.

Los Boston Celtics, con unos 33 millones de dólares de espacio salarial disponible (si finalmente salen de Nueva Inglaterra Terry Rozier y Marcus Morris) son aspirantes a hacerse con algún jugador de este primer grupo de estrellas pero, si somos totalmente sinceros con la situación actual del equipo, lo lógico es pensar que centrarán su foco en intentar sacar provecho del río revuelto.

 

Buenos, bonitos y posiblemente baratos

 

DeWayne Dedmon (center)

Tras la salida de Al Horford y Aron Baynes, el juego interior de los Boston Celtics se reduce a un sophomore (Robert TimeLord Williams), un rookie (Grant Williams) y un francés (Gerschon Yabusele) por lo que habría que estar ciego para no entender cuál es la posición que más apuntalamientos necesita.

Dedmon es un jugador interior cuya capacidad de lanzar desde la línea de tres (tiró al 38,2 % la pasada temporada) le hace encajar perfectamente en el sistema ofensivo de Brad Stevens. Además, sería el mejor reboteador que han tenido los Boston Celtics desde Jared Sullinger (11,9 en 36 minutos de media en su carrera).

Pese a que habría que ver cómo encaja en el entramado defensivo de los Boston Celtics – si es que aún queda algo de él tras la pasada temporada, es un jugador de rotación muy útil que el año pasado acabó con el 69 º mejor real plus-minus de la NBA con 1.55.

Su último contrato fue de dos temporadas por 14 millones de dólares y, pese a que seguro que hay muchos equipos interesados en él, es fácil su salario se mantenga en cifras no demasiado superiores.

Maxi Kleber, ala-pívot

Los Dallas Mavericks parecen estar metidos en todos los fregados de esta agencia libre, sonando en las últimas 24 horas como uno de los favoritos para hacerse no solo con los servicios de Al Horford sino también de Kemba Walker. Esto dejaría a los de Mark Cuban sin la posibilidad de mantener al bloque que acompañó a Luka Doncic durante la pasada temporada.

De entre todos ellos destaca un Maxi Kleber que acabó el curso con el mejor defensive rating de los Mavs (105,3) y como el tercer jugador con mejor net rating (+ 2,7). Además de mejorar la defensa de su equipo con solo estar en pista, Kleber es otro jugador alto con buena muñeca que encajaría perfectamente en Boston y mejoraría todo lo aportado por Daniel Theis durante su primer año en Boston – antes de operarse del menisco y no volver a ser el mismo en su segundo curso.

Aunque es agente libre restringido y los Dallas Mavericks tienen centenares de razones para querer quedarse con un jugador que ya es una pieza sólida de la rotación, los texanos puede que quieran gastar el poco dinero restante en otras posiciones en caso de llegar el dominicano.

 

Jared Dudley, alero

Jared Dudley lleva entre dos y trescientos años suplicando volver a su casa. El veterano jugador de 34 años no hay temporada en la que no haga un par de declaraciones a la prensa alabando el trabajo de Brad Stevens y los rumores sobre una posible vuelta del alero a la que fue su casa en la NCAA – estudió y jugó para el Boston College, son el pan nuestro de cada verano.

Poco queda por hablar de un veterano de 12 años en la NBA que el año pasado jugó en los Brooklyn Nets, siendo el único con un net rating positivo en Playoffs (+6,6). Es difícil imaginar a Danny Ainge gastando un solo dólar en una posición en la que no solo tiene al mejor jugador del equipo, Gordon Hayward, sino a los dos jóvenes con más proyección del equipo: Jaylen Brown y Jayson Tatum.

Lo bueno es que da igual lo poco que le pagues en su contrato porque la habitación que tiene en la cabeza de Ben Simmons le permitiría ahorrarse el alojamiento.

Noah Vonleh, ala-pivot

Durante su último año en los New York Knicks, Noah Vonleh comenzó a demostrar que puede acabar siendo capaz de anotar sus tiros abiertos, lo que unido a su buen instinto para el rebote y mala baba en la pista le hacen una opción más que interesante para los Boston Celtics.

El oriundo de Massachusetts es además un defensor muy versátil, capaz de defender a los cocos de la Conferencia Este (Giannis Antetokounmpo, Kawhi Leoanrd y Ben Simmons) tan bien como el mejor de los humanos.

Ante el fracaso, uno más, que parece rondar sobre el cielo de New York durante esta agencia libre, es difícil imaginar que los Knicks no le quieran retener en el equipo pero quién sabe el pie con el que se levantarán mañana.

 

Ni barato, ni bonito, ni agente libre, pero bueno de narices

Aunque no es agente libre hay que hablar de Steve Adams antes de que arranque el verano NBA. El center de los Oklahoma City Thunder es todo lo que necesitan los Boston Celtics en la pintura (defensa, rebote y alta eficiencia anotadora) además de encajar perfectamente en la línea temporal del equipo.

En caso de ser agente libre este artículo se habría titulado «Danny Ainge, solo tienes un maldito trabajo que hacer y es traer a este espléndido ejemplar ser humano a Boston» pero por desgracia tiene contrato en Oklahoma. Por suerte, dicha organización está en manos de un grupo inversor que ya se ha mostrado reacio a pagar el impuesto de lujo en el pasado y los rumores que hablan sobre su intención de dejar marchar al center neozelandés con el objetivo de sanear las cuentas del equipo hace semanas que circulan.

Tampoco sería fácil cuadrar un movimiento que requeriría negociar con uno de los General Manager más hábiles de la NBA y sacrificar casi con total seguridad un par de picks de primera ronda o a Marcus Smart.

Otras opciones

Rajon Rondo, David Nwaba, Justin Holiday, Wes Matthews, Sam Dekker, Anthony Tolliver, Luc Richard Mbah a Mouté, Ed Davis y Kyle O’Quinn.