*Leer con la sintonía del Grand Prix* Ya llegó, ya está aquí, el mes que más te gusta a ti. Como cada año, tras la lotería del NBA Draft 2019, en el Despacho empezamos a analizar a aquellos prospects que podrían ser elegidos por Danny Ainge el próximo 20 de junio (recuerda que retransmitiremos el Draft en directo en nuestro canal de YouTube).

No es tarea fácil en este año, dado que los Boston Celtics contarán con hasta tres elecciones de Primera Ronda (#14, #20 y #22) y una de Segunda (#51). En total analizaremos hasta 24 jugadores en ocho artículos de tres cada uno, siendo este el segundo. En el primero, analizamos a Nassir Little, a Keldon Johnson y a Goga Bitadze, y si bien ninguno se ha ganado todavía el premio de tener unas zapatillas Jordan personalizadas, seguro que más de uno ya he empezado a tener fantasías con ellos vestidos de verde.

Sin más dilación, vamos a ver qué hay en este NBA Draft 2019 que pueda ser del agrado del  frontoffice de los Boston Celtics.

 

Bol Bol

Bol Bol Draft 2019

 

Pívot

Oregon

19 años

2.19 m de altura, 94 kilos 2.31 m de envergadura

21 puntos, 9.6 rebotes, 1 asistencia, 61% Efg, 2.7 tapones, 52% T3 y 75% TL

 

La lotería genética sonrió a la familia de Manute Bol el 16 de noviembre de 1999, fecha en la que nació uno de sus muchos hijos, al que también llamarían Bol para no complicarse mucho la vida. Y es que el pequeño, con el tiempo, alcanzaría cotas físicas no tan extremas como las de su padre, pero todavía extraordinarias en comparación con el resto de seres humanos.

Sorprendentemente es muy coordinado, móvil y rápido, que junto a un tiro poco ortodoxo pero muy efectivo, le convierte en un interior realmente especial, del estilo que introdujo en la liga Kristaps Porzingis, pero con menos potencial y talento. Con un gran manejo para su altura y ciertos movimientos al poste, su arsenal ofensivo tiene buena pinta, pero su falta de explosividad y su poco peso le hacen perder fuelle en este apartado.

Defensivamente su sola presencia debería de hacer replantearse a sus rivales qué diablos hacen intentando entrar en la pintura. Con buen timing para taponar, puede compensar su falta de movilidad con envergadura, pero sus fundamentos, su mentalidad, su capacidad de esfuerzo y su peso, no van a la par de su increíble potencial.

Varios ojeadores ya ponen en duda su ética de trabajo y su disposición para ponerse en forma, y el hecho de que haya sufrido una fractura por estrés en el hueso navicular de su pie izquierdo en diciembre, no ayuda a despejar las dudas.

Bol Bol pintaba para el top 10 y, de momento, parece que su posición en los mocks no llegará tan alto. Podría ser un pick interesante para los Celtics si Ainge está dispuesto a tomar el riesgo, por un jugador con semejantes medidas puede merecer la pena.

 

 

Rui Hachimura

Hachimura Draft 2019

 

Alero

Gonzaga

21 años

2.03 m de altura, 104 kilos y 2.18 m de envergadura

19.7 puntos, 6.5 rebotes, 1.5 asistencias, 60.8% EFG, 41.7% T3 y 74% TL

 

Este talento bruto nacido en Japón, se perfila como una promesa con mucho potencial pero con bastante camino por recorrer a sus ya 21 años. Hachimura comenzó a jugar de manera seria a los 14, y se nota. Si bien todos deberíamos soñar con escuchar su apellido pronunciado por el bueno de Tommy Heinsohn, hay razones deportivas de sobra para que interese a los Celtics, aunque seguramente lo ideal sería escogerlo con uno de sus picks más bajos.

Físicamente es un atleta tremendo. Fluído y musculoso, ha mejorado mucho durante sus años en la universidad, convirtiéndose en un anotador versátil, que puede anotar en transición, con efectividad al poste, cortando sin balón, tras bloqueo y demostrando bastante mejora en el tiro. Si bien no es un gran tirador, sí que está muy cómodo desde posiciones de media distancia y tras bote (muy semejante al estilo de Marcus Morris). Cerca del aro finaliza con facilidad usando ambas manos, y es bueno poniendo bloqueos, habilidad infravalorada y de mucha utilidad.

Defensivamente, y gracias a su físico, tiene todas las herramientas para convertirse en un jugador muy interesante, pero al igual que en ataque, parece que el juego va demasiado rápido para sus capacidades. Y es que su mayor debe es su inteligencia, ya que su toma de decisiones y su capacidad de lectura están todavía en un estado muy temprano de desarrollo.

Si bien está verde en apartados que solo el tiempo puede corregir, Hachimura es un trabajador incansable que mejora año a año, probando a cualquiera que lo escoja en este Draft que, con paciencia y tiempo, el riesgo puede dar frutos.

 

 

 

Tyler Herro

Herro Draft 2019

 

Escolta

Kentucky

19 años

1.98 m de altura, 87 kilos y 1.90 m de envergadura

14 puntos, 4.5 rebotes, 2.5 asistencias, 53.6% EFG, 1 robo, 35.5% T3, 93.5% TL

 

El triple domina la liga, y un tirador como Herro vendría bien a cualquier equipo. Con una excelente mecánica y un sentido natural para saber moverse y colocarse sin balón, el escolta de los Wildcats encara el Draft sabiendo exactamente lo que tiene que demostrar a las franquicias: que sabe tirar.

Pistolero muy rápido, demuestra sus capacidades tanto en catch and shoot como lanzando tras bote. Si bien sus formas dejan ver a un futuro tirador de élite, no ha demostrado ser eficiente tras bloqueos, algo que deberá mejorar de cara a su carrera profesional. Aunque su mejor habilidad es el tiro, no se limita solamente a eso, demostrando potencial como finalizador cerca del aro (buenas bombas y bandejas con la mano mala) y un buen hacer como pasador, es inteligente y sabe cómo ejecutar el ataque con el balón en sus manos.

Su físico le limita bastante tanto en defensa como en ataque. Su primer paso es lento, y su velocidad lateral le expone ante atacantes más rápidos. Sin embargo, las ganas están ahí y con trabajo y estudio debería poder compensar lo que la naturaleza no le ha dado.

Los ojeadores hablan de un jugador esforzado, que trabaja duro y que intenta moldear su juego imitando a Devin Booker. El jugador de los Suns llegó a su Draft con fortalezas y debilidades similares a las de Herro, y seguro que más de una franquicia estará dispuesta a concederle el beneficio de la duda.