*Leer con la sintonía del Grand Prix* Ya llegó, ya está aquí, el mes que más te gusta a ti. Como cada año, tras la lotería del NBA Draft 2019, en el Despacho empezamos a analizar a aquellos prospects que podrían vestir una camiseta NBA el próximo 20 de junio (recuerda que retransmitiremos el Draft en directo en nuestro canal de YouTube).

No es tarea fácil en este año, dado que los Boston Celtics contarán con hasta tres elecciones de Primera Ronda (#14, #20 y #22) y una de Segunda (#51). En total analizaremos hasta 24 jugadores en ocho artículos de tres cada uno, siendo este el cuarto. En el primero, analizamos a Nassir Little, a Keldon Johnson y a Goga Bitadze, mientras que en el segundo llegó el turno de Bol Bol, Rui Hachimura y Tyler Herro. En la tercera muestra vino Jontay Porter, Romeo Langford y Chuma Okeke, y en la cuarta Sekou Doumbouya, Matisse Thybulle y Grant Williams. En la quinta analizamos a PJ Washington, Luguentz Dort Jaxons Haynes, y en la sexta, y última hasta ahora, a Alexander-Walker, Terence Davis y Mfiondu Kabengele.

Hoy veremos que nos trae la marea y sin más dilación, vamos a ver qué hay en este NBA Draft 2019 que pueda ser del agrado del  frontoffice de los Boston Celtics.

 

Brandon Clarke

Brandon Clarke Draft

 

Interior

Gonzaga

22.7 años

2.03 m de altura, 93 k de peso y 2.03 m de envergadura

17 puntos, 8.6 rebotes, 2 asist, 69.3% EFG, 1 rob, 3 tap, 26% T3 y 69% TL

 

Vamos con uno de los mejores jugadores de la camada, por lo que es complicado que llegue al pick de los Celtics, pero ciertas circunstancias y características le pueden hacer bajar lo justo para empezar a asomar por el final de los puestos de lotería.

Antes de entrar en harina, recordad que tuvimos el placer de entrevistar a Jorge Sanz, asistente en Gonzaga, y nos habló largo y tendido sobre Clarke, tanto de su presente como de su futuro en la NBA.

Lo más destacable de este Zag es su versatilidad defensiva. Es rápido, ágil, tiene un gran salto y su técnica taponadora es excelente, no suele hacer falta en esas situaciones gracias a su gran timing y concentración. Su envergadura no es impresionante, pero compensa con buenos reflejos, anticipación y velocidad, que le convierten en un buen defensor de pick and roll, capaz de cambiar de asignación sin problema. Además, no le faltan ganas. Es un jugador esforzado, que se deja todo en la pista, ya se peleando balones sueltos, recuperando la posición o volviendo del ataque.

En el costado ofensivo es mucho más limitado. Su tiro no es un arma con la que contar, y en Gonzaga ha jugado todo el año en la posición de 5. Tiene buen manejo, y es muy bueno finalizando, pero su estatura y envergadura pueden ser un problema de cara a buscarse los puntos de la misma manera en la NBA. A mayores, su toma de decisiones es buena, sabe leer e interpretar el juego, y es un buen bloqueador.

Brandon Clarke es uno de los casos más interesantes en este Draft. Desde top 5 a pick 20, su posición en los mocks varia mucho, ya que su falta de tiro, su corta estatura y envergadura para ser un interior, más sus ya casi 23 años, son banderas rojas que puede hacer que los equipos decidan no escogerlo. Si llega al pick 14 de los Celtics no dudaría en seleccionarlo. El propio Sanz comentaba que le ve capaz de hacer una transición hacia un juego más exterior, que sus mecánicas son trabajables y que se le ven fundamentos suficientes como para apostar a que lo conseguirá. Si puede lograr esto, sumado a sus habilidades defensivas, podríamos estar hablando de un proyecto muy interesante.

 

 

Talen Horton-Tucker

Talen Horton-Tucker

 

Escolta

Iowa State

18.5 años

1.93 m de altura, 106 k de peso y 2.16 m de envergadura

12 puntos, 5 rebotes, 2.3 asistencias, 47% EFG, 1.3 rob, 31% T3 y 62% TL

 

En Horton-Tucker encontramos a un exterior con un físico poco habitual y unas habilidades intrigantes para un jugador tan joven. Este Draft se va a basar mucho en apuestas a largo plazo (más de lo habitual), y el escolta de Iowa State puede que tenga un potencial escondido que está esperando a que alguien lo descubra y entrene.

Ofensivamente, Horton-Tucker destaca por su capacidad para generar desde el bote. Con un swag muy callejero, y sin ser especialmente rápido, consigue crearse tiros y espacio para anotar con bastante facilidad. Su juego de pies es bueno, destaca su bonito step-back, y sabe usar su cuerpo para hacerse hueco cerca de la canasta. Su lanzamiento no es malo, puede que algo lento, pero su selección de tiro y toma de decisiones es muy mala, lo que hace que sus porcentajes bajen. Para redondear su paquete ofensivo, ha demostrado tener cierta visión de juego, completando pases de mucha dificultad, lo que le otorga versatilidad y le hace salirse un poco de ese molde de anotador puro y duro.

De su defensa solo podemos decir que su físico (muy fuerte y con gran envergadura), le podría permitir en un futuro tener cierto uso en defensas que prioricen el cambio tras bloqueo, pero su desempeño hasta ahora en este apartado es muy decepcionante. Es lento lateralmente (pensad que pesa 13 kilos más que Brandon Clarke), y defiende sin ganas y sin concentración. Iowa State no destacaba por su intensidad, lo que puede arrojar cierta luz dentro de un buen sistema defensivo.

Es poco probable que los Celtics quieran tener a 3 rookies la temporada que viene en sus filas, pero para el caso de no encontrar ningún traspaso interesante, y dentro de un proyecto de semi-reconstrucción entorno a jugadores jóvenes, Horton-Tucker podría encajar como apuesta a futuro.

 

 

 

Carsen Edwards

Carsen Edwards Draft

 

Base

Purdue

21.2 años

1.83 m de altura, 90 k de peso y 1.98 m de envergadura

24 puntos, 3.6 rebotes, 2.9 asistencias, 49% EFG, 1.3 rob, 35.5 % T3 y 83.7% TL

 

Carsen Edwards llega a este Draft tras un espectacular Madness, demostrando que tiene un rango ilimitado y que pese a su altura, si quiere anotar va a hacerlo.

Como podéis adivinar tras la primera línea, Edwards es un base anotador. Su lanzamiento es muy bueno, con mucho rango, puede lanzar tras bote y también sabe moverse sin balón para lanzar tras recibir. Su trabajo en ataque ha sido anotar, anotar y anotar, generando remontadas y puntos muchas veces de la nada. Aunque su altura no es de ayuda, es fuerte, pero su falta de explosividad le limita en acciones cerca del aro, donde sus números no son muy buenos. A nivel organizativo podríamos decir que su papel no era ese en Purdue, pero tampoco ha demostrado ningún tipo de mejora ni de capacidad interesante en este apartado.

Defensivamente poco tenemos que decir. Los aficionados que han disfrutado a Isaiah Thomas saben lo que toca en defensa con un base tan pequeño. Los rivales van a buscarle una y otra vez y debería aportar mucho en ataque para compensar lo que va a restar seguro en defensa.

Como dijimos, es complicado que los Celtics elijan a 3 novatos en este Draft, pero si buscan un base, Edwards es de lo mejor que podrán encontrar con uno de sus picks bajos.