Los Boston Celtics llegaron a Indiana para medirse con los Pacers en el tercer juego de la serie y como era de esperarse, sufrieron, pero se quedaron con una victoria de oro por 104-96 en un cierre de partido brillante del quinteto conformado por Kyrie Irving, Jaylen Brown, Jayson Tatum, Gordon Hayward y Al Horford.

Un primer cuarto brillante, con un 80% de efectividad desde la línea de tres con pasajes de perfección en el costado ofensivo no fue igualmente rendidor en el lado defensivo. Jaylen Brown encendido desde el principio con pasajes de clase pura de Jayson Tatum pero los Pacers se pusieron en partido en el segundo cuarto con un excepcional Tyreke Evans -con trastornos de James Harden en su juego- que les daban la ventaja al entretiempo.

El talento marcando la diferencia

A pesar del gran trabajo de los Pacers para mantenerse en juego, la diferencia de talento terminó siendo fundamental para los Celtics que contaron con pasajes brillantes de Kyrie Irving para anotar cuando la pelota quemaba. Al Horford rindiendo como siempre. Jayson Tatum en su salsa como definidor. Jaylen Brown terminó como máximo anotador y Gordon Hayward metió un rebote ofensivo que bien pudo haber definido el partido.

Los Celtics pusieron su experiencia por encima y desde su quinteto de ensueño (contando con Marcus Smart lesionado), para poner el letal 3-0 en su serie contra los Indiana Pacers con la victoria por 104-96 con 23 puntos y 7 rebotes para Jaylen Brown. El cuarto partido se disputará el domingo a las 12:00 del mediodía del este norteamericano en lo que podría sellar el pase de los Celtics a la segunda ronda de la postemporada.

 

Foto: Celtics.com