Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

La temporada y post-temporada 2016/17 de los Boston Celtics está siendo para estos y sus aficionados como una de esas fiestas de pueblo en las que todo es diversión, desenfreno y alegrías hasta que te levantas al día siguiente con la cartera vacía o sin ella y con una resaca que te hace sentir ganas de incluso emular a Maria Antonieta y su corte.

Tras la temporada de MVP de Isaiah Thomas, el desarrollo de los jóvenes, conseguir el pick #1 del NBA Draft 2017 – inserten aquí sus llores, alcanzar las Finales de Conferencia y escuchar cómo los dos agentes libres más deseados del mercado parecen estar interesados en unirse a las filas de los Orgullosos Verdes, toca abrir el botiquín y decidir qué te vas a tomar justo después de dar de comer a tu blanco amigo Roca.

Porque, amigos, si todo sale bien y los Boston Celtics acaban firmando a un gran agente libre por el máximo salarial o una cifra cercana, y draftea a Markelle Fultz o cualquier otro jugador, las cuentas no sale. Bueno, sí salen, pero solo para este año. Por lo que te arriesgas a perder a uno o varios de los jugadores que acabarán contrato el verano que viene. Lo que nos lleva al segundo punto.

¿Por qué Avery Bradley?

Hay varias cosas a analizar. La primera ya la hemos comentado: los Boston Celtics tienen espacio para dar un máximo este verano, pero si lo hace se verán con un problema gordo de salarios en Junio de 2018. Ese mes, Avery Bradley, Marcus Smart e Isaiah Thomas serán Agentes Libres, con solo el rey del YOLO como restringido; tanto Bradley como Thomas podrían irse en caso de haber ofertas mejores fuera de Massachusetts, que las habrá.

Los Celtics podrían mantenerlos a todos ellos más al Agente Libre pagando impuesto de lujo. Pero es muy, muy cuestionable que el frontoffice quiera comprometer 65 millones de salario más impuesto para sobrecubrir dos posiciones (cálculos conservadores, Bradley 18, Isaiah Thomas 22, Marcus Smart 15, Terry Rozier 4 y Demetrius Jackson 2). Y estamos hablando de cálculos conservadores, insistimos, hay 30 equipos en esta liga que podrían sacar provecho de Isaiah Thoma, Marcus Smart, Avery Bradley o Terry Rozier, casi la mitad de ellos con espacio; y aunque solo la mitad de esa mitad fuesen destinos interesantes para los jugadores, quedarían tres ofertas por jugador inasumibles para los Boston Celtics.

Es decir, alguien del backcourt verde debe salir desde la noche del draft al 22 de Febrero para que Danny Ainge no pierda a un jugador de primera ronda muy válido completamente gratis. Lo cual nos lleva a la siguiente pregunta: ¿quién debe ser?

Descartemos a Terry Rozier y a Demetrius Jackson de la ecuación, porque sus salarios no son problema ni solución, o al menos no lo parecen al día de hoy. Descartemos también a Isaiah Thomas, porque no vas a dar por un lado a Gordon Hayward/Blake Griffin a Brad Stevens mientras por el otro le quitas a la estrella del equipo. A una estrella que viene de firmar la temporada más efectiva en la historia de la franquicia.

Entonces, quedan solo dos nombres: Marcus Smart y Avery Bradley. Y los argumentos para la salida de cualquiera de los dos son tan válidos como los que indican que deben quedarse.

  •  Motivos para la salida de Avery Bradley: más edad, techo más limitado, una preocupante tendencia a lesionarse y ya dos operaciones a sus espaldas, la estadística avanzada dice que este año ha sido más efectivo fuera de la cancha que dentro de la misma. Menor versatilidad defensiva y su dúo con Isaiah Thomas es demasiado bajo y falto de envergadura. Mejor cartel para buscar un mayor beneficio a cambio: quinteto defensivo, ha mejorado cada año en la liga, tiene 26 años pese a jugar como un veterano y promedia un 40 % de tres. Si el proyecto es para ganar con Markelle Fultz, Jaylen Brown y el pick-18, llegará pasado el prime a su maduración.
  • Motivos para la salida de Marcus Smart: mayor inconsistencia ofensiva, uno de los peores tiradores de la historia, menor versatilidad ofensiva, suelo inferior. Su excesiva intensidad le ha hecho lesionarse todos los comienzos de temporada, aunque no tiene problemas físicos per se.  Su mayor juventud y actuación en las Finales de Conferencia podría provocar que hubiera mejores ofertas por él.
  • Motivos para que se quede Avery Bradley: mayor experiencia, líder vocal del grupo, es el mejor defensor 1 vs 1 de la liga, cada año ha añadido algo nuevo a su repertorio, viene de ser clave en los Playoffs, es una amenaza desde la larga distancia y ha doblado sus números como reboteador.
  • Motivos para que se quede Marcus Smart: mayor potencial, líder vocal y espiritual del grupo desde que era un rookie, uno de los defensores más versátiles de la liga, reboteador de élite para su posición, prometedores signos de mejora en su tiro durante los Playoffs, su prime coincidirá con el de los más talentosos de la plantilla.

Con todo esto sobre la mesa, la opción más sencilla sería poner a los dos en el mercado, escuchar ofertas y coger la que más retorno diese. Pero aún así, en caso de que el traspasado sea Marcus Smart, corres el riesgo de perder a Avery Bradley gratis el verano que viene. Sin embargo, si traspasas a Avery Bradley, no perderás a Marcus Smart el verano que viene salvo que quieras hacerlo – es agente libre restringido.

Además, no olvidemos  que esto es en su esencia un problema salarial, y a Marcus Smart podrías pedirle que aceptase una oferta a la baja a cambio de seguir en una franquicia de la que ahora mismo nadie quiere salir, como ya hicieron en el pasado Jae Crowder o el propio Avery Bradley. ¿Por qué aceptaron ambos? Por seguir en los Celtics… y con Brad Stevens, entrenador que te asegura que se va a ver solo lo mejor de ti. Eso te permitirá llegar a tu prime en condiciones de firmar el gran contrato de tu vida. Avery Bradley está en ese punto: jamás en su carrera va a firmar un contrato más cuantioso que el que firme el año que viene, mientras que Marcus Smart está en la fase 1, por así llamarla, en la de perdonar dinero a cambio de seguir en el mejor escaparate posible.

También habría que valorar la cantidad de minutos que quieres liberar ante la llegada de un pick-3 (hasta que Danny Ainge haga otro trade-down, al menos). En caso de que llegase un perimetral, Avery Bradley también sería el señalado, puesto que en las alineaciones de tres bases que tanto emplea Brad Stevens, Marcus Smart pordía ocupar la de alero y jugador más físico, mientras que Bradey está limitado a las dos más pequeñas debido a su condición física. Pero esto es meramente espculativo cuando aún no sabemos qué jugador va a lucir la gorra de los Celtics el próximo 22 de Junio.

Así, en igualdad de argumentos, méritos y, quizás, valor, el hecho de que Marcus Smart sea Agente Libre restringido y que su renovación va a ser a menos cuantiosa, hace inclinar la balanza del lado de Avery Bradley. Con todas las cartas sobre la mesa, Avery Bradley debe ser la pieza que salga este verano.

¿Qué destinos podría tener el escolta?

Al tratarse de un jugador como Avery Bradley, siempre intenso, un auténtico dolor de muela constante en defensa y que nunca sabes cuándo puede hacerte un primer cuarto de 14 puntos con 3 triples, lo más lógico es querer mandarlo a la otra punta de América. Los Sacramento Kings eran una opción más que viable hasta el traspaso de DeMarcus Cousins, ahora ya centrados en una reconstrucción total en torno a un escolta como Buddy Hield, no parece ser un destino viable.

Los Minnesotta Timberwolves serían el candidato perfecto para los intereses de los Celtics: en otra conferencia, aún en dinámica perdedora, y con una buena colección de assets de los que gustan en Boston (picks, jugadores infrautilizados y algún que otro tarugo). Además, la salud de Tom Thibodeau agradecería contar con alguien que supiera defender más allá de su unicornio y su base. El backcourt formado por Ricky Rubio y Avery Bradley sería muy competente en absolutamente todas las áreas del juego, desde el tiro a la distribución, pasando por el rebote y, sobre todo, la defensa.

Volviendo al Este, hay un equipo cuyo interés en un jugador exterior veterano y que ayude a ganar ahora (los apellidos de Avery) es público y notorio: los Detroit Pistons. También lo es el precio que estarían dispuesto a pagar: su primera ronda de este NBA Draft 2017 (12). El trade es bueno para ambas partes, que obtienen justo lo que quieren, y si cuadramos los salarios uniendo a Terry Rozier y Stanley Johnson por cada uno de los lados, sería incluso beneficioso para Boston – estarían cambiando dos picks fuera de lotería 16 y 19, por dos de lotería 12 y 8. Pero esto quedaría subsanado al entregar Boston dos jugadores con calidad demostrada en Playoffs y los Pistons una promesa y un jugador que ha estado apartado de la rotación durante gran parte de la temporada.

¿Por qué dolería tanto?

Avery Braley es muchas cosas, desde la última conexión con aquel anillo conseguido por los Boston Celtics en el año 2008 a el jugador que más tiempo lleva en la franquicia. Los aficionados le hemos visto crecer desde que era un tímido novato con demasiada tendencia a tirar de media distancia hasta convertirse en el líder del equipo en la victoria de primera ronda contra los Chicago Bulls. Sin olvidarnos de cómo, gracias a defensa y trabajo, el lema de esta franquicia, sentaba y casi echaba de Boston a Ray Allen.

Su salida sería, sin temor a equivocarme, la más dolorosa en la historia de los Boston Celtics de jugador sin anillo en el dedo. Larga vida al capitán.