Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Después de 82 partidos que han parecido una vida entera para los aficionados de los Boston Celtics, la postemporada por fin llegó a Massachusetts y aún con sus achaques, los Orgullosos Verdes dieron el primer paso en su serie ante los Bucks con una victoria sufrida en prorroga por 113-107 con múltiples jugadores en dobles dígitos y un fundamental Al Horford, para derrotar a los de Giannis Antetokounmpo en el inicio de los playoffs.

El encuentro inicio de gran manera para los Celtics, que lograban aislar el impacto de Antetokounmpo y aprovechaban la falta de ideas de los Bucks en un primer cuarto ideal, con Jayson Tatum (8 puntos en 4 de 4 en tiros de campo) y Jaylen Brown cargando la batuta del equipo para liderar 29-17 al cierre del parcial. Sin embargo, con la salida de los titulares vinieron las pérdidas, y un flojo nivel de jugadores como Shane Larkin, que terminaron llevando a los Bucks a liderar por tres puntos al entretiempo, sacándola realmente barata luego del desastre de cuarto que tuvieron.


En la segunda parte, se sumaron a la fiesta de los Celtics Al Horford, haciendo de todo como siempre, Marcus Morris y su locura interior que lo convierte en un arma letal y, por supuesto, Terry Rozier en su salsa, para tener ventaja en el marcador a lo largo de gran parte del juego. Aún así, los Bucks encontraban siempre la manera de mantenerse cerca en el marcador, incluso al final del juego, cuando Boston tenía una ventaja que parecía decisiva, pero entre el griego y la susceptibilidad de los árbitros, terminaron nivelando la balanza de nuevo.

Los últimos segundos del tiempo regular fueron una auténtica locura. De ir 96-93, un fallo de Rozier dejando abierto a Brogdon para que este conectara el triple, a la locura luego del triplazo del mismo Terry tras romper los tobillos de Eric Bledsoe, hasta la decepción del agónico triple de Middleton desde la firma de Red Auerbach con 0.5 segundos en el reloj. 99 iguales y cinco minutos de baloncesto extra en el TD Garden.

Sin embargo, en el suplementario los Celtics surgieron a partir de los inconscientes Rozier y Morris, el equilibrado trabajo de Al para encontrar siempre al hombre correcto, la buena defensa de Jaylen y por supuesto, la elegancia incomparable y esperanzadora que brota de las manos de Jayson Tatum. Al final, con Antetokounmpo fuera por faltas, los Bucks tiraron la toalla y los Celtics se quedaron con la primera victoria en estos playoffs por 113-107, con 24 puntos, 12 rebotes y 4 asistencias para Al Horford, junto a los 23 con 4 para Rozier. 19 tantos, 10 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y un tapón vital para Jayson Tatum y 41 puntos desde las manos de Jaylen Brown y Marcus Morris.

 

Foto: Celtics.com